«El bitcoin es oro digital»: De la confianza a la verificación, un curso en Guerra del Moral Seguros

«El bitcoin es oro digital»: De la confianza a la verificación, un curso en Guerra del Moral Seguros

El empresario y responsable de Datta Capital, Alfredo Romeo, ha impartido un curso sobre bitcoins en la aseguradora cordobesa Guerra del Moral. Entre los alumnos su  propio fundador, Rafael Guerra, y siete de sus trabajadores, que tuvieron la oportunidad de adentrarse en un mundo difícil de entender, no por su extrema complejidad, sino porque se opone a numerosos principios económicos y culturales a los que sencillamente estamos acostumbrados por la inercia de los acontecimientos, como resumió en su disertación el propio Romeo.

Alfredo Romeo, profesor del curso

Este curso se incluye en la oferta de formación de Datta Capital, que comprende varios dedicados a bitcoins. En este caso se trataba del básico, que trata de adentrar al alumno en la comprensión de un fenómeno que va mucho más allá del ámbito monetario. El objetivo fundamental de estas primeras cuatro horas es un acercamiento a esta criptomoneda, de forma que el alumno cobre un mayor interés por aprender y sobre todo que pueda contrarrestar dos tendencias de los medios de comunicación y las redes sociales, a saber:

  • Que el bitcoin es una burbuja
  • Noticias fake o negativas constantes por doquier

En el primer caso Romeo dejó claro que el bitcoin es el activo que más se ha revalorizado en la historia, «casi un 200% cada año desde el 2011», en el segundo que esta moneda pone «a los Estados en entredicho al no ser confiscable». Y es que el dinero, siempre ha necesitado de un tercero, ahora prescindible. El bitcoin, como señaló la explicación, pasa del “antiguo” terreno de la confianza (alguien da dinero a otro porque tiene buena reputación) al de la verificación (alguien da dinero a otro porque un proceso automático transparente, con reglas claras y que funciona igual para todos permite un intercambio con muchas más garantías). En ese sentido el profesor realizó una comparación humorística pero atinada. Ese mundo cada vez más endeble sería el equivalente a un partido de fútbol con un árbitro de toda la vida. El mundo hacia el que nos dirigimos con el bitcoin un partido velado por un VAR en todos sus aspectos.

Los alumnos de Guerra del Moral atentos a la clase

Otra de las particulares características del bitcoin, como se trató en el curso, es su carácter de primer activo digital escaso. «No se puede copiar y por eso puede ser dinero», a diferencia por ejemplo de un archivo de sonido, un texto o un vídeo, que obedecen al concepto de multicopia. En este punto también se establece una comparativa con el dinero físico, que está ligado a la impresión de billetes cuando sea necesario, lo que deriva en una inflación cada vez más alta. El bitcoin solamente se emite con un programa férreo, en determinados momentos previamente consabidos, y con un límite que está en el año 2140.

DE LOS ORÍGENES A LAS ALTCOINS

El curso en la correduría Guerra del Moral trató también sobre los orígenes del bitcoin, cuyo autor, o autores, permanecen en el anonimato bajo en pseudónimo de Satoshi Sakamoto, el concepto de minería, el hecho de que el bitcoin implica tanto a la moneda como a todo el sistema que la sostiene, y que además de moneda se identifica también con patrimonio. Es todo eso a la vez y por eso varios párrafos antes hablamos de que era mucho más que un fenómeno monetario. A su vez Romeo resumió otra serie de puntos:

  • El bitcoin es oro digital
  • El bitcoin es como el correo electrónico en su día con la información
  • El bitcoin es como bizum pero sin bancos

¿Y el resto de criptomonedas? El profesor recordó la expresión con las que se las conoce «shitcoin» o monedas de mierda. ¿Por qué? En primer lugar no cuentan con la fuerza que imprime ser la primera de todas, en segundo lugar prescinden de las reglas transparentes y el poder de verificación de bitcoin, que aun creadas por una o varias personas, ya no puede beneficiar a esas personas (que han puesto en marcha un sistema al margen de ellas), mientras que en el resto de criptomonedas «siempre tienen a una persona detrás».

 

El curso, de cuatro horas de duración, trató también sobre otras cuestiones, como el funcionamiento del sistema de verificación, la adopción del bitcoin como moneda oficial de El Salvador,  tipos generales de billeteras bitcoin, los monederos de bitcoin (hardware wallet), aspectos generales sobre bancos que trabajan con esta criptomoneda o negocios especializados y muy específicos, como empresas que se dedican en exclusiva a la generación de liquidez para comprar bitcoins.

La jornada contó en todo momento con la participación de los alumnos y en muchos instantes fue parecida a un coloquio en el que se plantearon numerosas dudas ante algo tan difícil de explicar…por su sencillez.