Llegaron a fabricarse algunos prototipos

Proyectos desechados: ¿Sabían que en Córdoba hubo un intento de fabricar autogiros en los años 80?

Proyectos desechados: ¿Sabían que en Córdoba hubo un intento de fabricar autogiros en los años 80?

Generaciones de españoles contestan con el nombre de Juan de la Cierva casi de manera automática cuando oyen la palabra autogiro, casi un reflejo pauloviano procedente de la época escolar. Entonces se ensalzaba la capacidad de inventiva del ingeniero, aviador y político murciano que desarrolló ese medio de transporte en una época en la que el sector de la aviación estaba su etapa inicial repleta de logros, ilusión y expectativas. De hecho el autogiro llega solamente 20 años después del primer vuelo con motor de la historia, el de los Hermanos Wright. ¿Sabían que en Córdoba hubo un intento de producir autogiros en los años 80?

Antes de llegar a esa década hay que hablar de la empresa que generó el prototipo: Cenemesa. ¿Qué era Cenemesa? Como recoge Cordobapedia se trataba de la Constructora Nacional de Maquinaria Eléctrica, resultante de la unión en 1930 de la Sociedad Española de Construcciones Electromecánica (Secem), la Compañia Westinghose Electric Int’l. Co y Material Electrique S.W. ¿Qué aportaron? Secem un 30’6 % de las acciones y cuatro naves; el Banco de Bilbao otro 30’6% de acciones; Westinghouse el 16’7% de las acciones, asistencia técnica y algunas patentes; por último Material Electrique el 8’3% de las acciones y sus patentes. En 1970 la Westinghouse compró Cenemesa, perdió su nombre pero lo recuperó en 1987 cuando ABB se hizo con ella.

El anuncio de la fabricación de autogiros en Córdoba se realiza en el Diario Córdoba del 8 de enero de 1986, el recorte de la izquierda pertenece pertenece a su portada de aquel día. El periódico indicaba que esta posibilidad podría absorber el excedente de trabajadores de la plantilla de las Westinghouse. La demanda en el sector eléctrico era cada vez menor y la empresa pasaba por dificultades con su personal. También participaría en la fabricación de helicópteros militares como complemento. El grueso de estos artefactos se fabricarían en Mijas. En Córdoba se haría una parte. Pero estaba, nunca mejor dicho, en el aire. Se percibía más confianza en el asunto de los autogiros. Técnicos de la Westinghouse iban a visitar las instalaciones cordobesas para perfeccionar el proyecto, que según el mismo diario se iba a a materializar en febrero. Además de por la pericia de la Westinghouse cordobesa, empresa que contaba con numerosos hitos, el buen tiempo de la zona permitía hacer pruebas de vuelos durante gran parte del año.

Así las cosas, y ya en las páginas interiores del periódico, se iban aclarando otros puntos. Por ejemplo que los autogiros irían destinados en principio a labores de salvamento, cobertura del tráfico y control de las zonas turísticas. Costarían doce millones de pesetas. La fábrica cordobesa se ocuparía de ciertas partes metálicas. Las hélices y el fuselaje se fabricarían en otro lugar. La Junta de Andalucía avalaba esta iniciativa que los sindicatos UGT y CCOO veían con optimismo.

Y es que muy poquito antes se había firmado un expediente de regulación de empleo para 312 trabajadores. De ellos, 41 se jubilaban anticipadamente. Esta situación se unía a la absorción por parte de Westinghouse de otra empresa llamada Brown Boveri, con el objeto de fabricar motores y transformadores de gran potencia. El sector de los equipos eléctricos se encontraba en plena reconversión y esa búsqueda de nuevos mercados invitaba a tener una esperanza con ciertas bases sólidas.

La noticia también se recogía en El Pregonero, medio de comunicación en forma de revista quincenal, con el que contaba entonces el Ayuntamiento de Córdoba. Pueden consultarlo pinchando aquí. El aquel número del 16 al 31 de enero el redactor de la noticia mostraba una cierta confusión, como pueden comprobar, entre helicóptero y autogiro. Pero aportaba un dato más: serían ingenieros italianos que trabajaron en la empresa Augusta los encargados del desarrollo de los aparatos. A su vez se recogían declaraciones del portavoz de la Westinghouse, que llamaba al sosiego, puesto que los diarios habían indicado que el proyecto sería mucho más acelerado. «No se puede dejar del día a la mañana de fabricar transformadores y elaborar en su lugar helicópteros». También el portavoz tenía una cierta confusión en ese aspecto. Para ello, como suele decirse, hacemos un paréntesis y que aclare la materia Ángel Malagón, director del Gyroclub De La Cierva, en este interesante vídeo de Flaps TV.

De nuevo El Pregonero recogía en su número 54 de mediados de febrero de 1987 (lo pueden leer aquí) el asunto de los autogiros. Escribía el artículo Miguel Peláez, portavoz de CCOO en Cenemesa. Y trataba sobre diversas líneas de trabajo que despejaban el futuro de los trabajadores.

En la web italiana Aeromedia obtenemos más datos (aquí lo pueden leer). Fue el ingeniero italiano Vittorio Magni el encargado del contrato con Cenemesa. Los prototipos eran:  el monoplaza MT-5 y los dos -plazas S-2 (MT-7), ambos con motor Arrow.

Autogiro monoplaza diseñado y fabricado por CENEMESA (1987). No pasó de prueba conceptual.

Pero como tantas veces ha sucedido a lo largo de la historia de Córdoba, se llegaron a fabricar algunas unidades. Se produjo el anuncio en la prensa y la presentación a las autoridades en 1987…y a partir de ahí nada más se supo, pues no se formalizó jamás su producción.

Un dato curioso recogido por el blog ‘Luchemos por Córdoba’. Y en un no menos curioso artículo (no se lo pierdan) vertebrado por diversos pascuales, es decir, varias personas conocidas por el autor llamadas Pascual. Uno de ellos, Antonio Pascual Cabello, era trabajador de Aer Liper en la sección de motores, pero además fue inventor. Entre sus hallazgos estuvo una máquina de masajes llamada La Placentera. Llegó a ser obispo de la religión mormona. En cuanto al autogiro, consiguió entrevistarse con Vittorio Magni para tratar de revitalizar el proyecto, pero esta vez basándose en un diseño de autogiro de una plaza de su invención. Así lo recoge en este artículo el blog de Manuel Estévez Recio. Problemas de homologación y patentes impidieron que llegase a buen fin. Una verdadera lástima.