Redclaimer, una revolución en el cobro de facturas

Redclaimer, una revolución en el cobro de facturas

En España se dejan de pagar todos los años entre 3 y 5 millones de facturas, de las cuales solamente entre un 5 ó un 10% corresponden a los llamados morosos profesionales. Otro 20% está relacionada con una mala gestión en el proceso de facturación, bien errores, bien discrepancias entre las partes. El resto obedece a múltiples factores en los que la base está sencillamente en que no pueden pagar…o no quieren pagar. Estos impagos se convierten en verdaderos escollos para los empresarios y autónomos, piedras en un camino ya de por sí complicado y lleno de trabas.

Así nos lo hacen saber José Antonio Caballero, CEO de ‘Redclaimer’, y Mercedes Pires, responsable de marketing. ‘Redclaimer’, que parte del trabajo de su despacho de abogados, es una herramienta única en España destinada a agilizar y abaratar la reclamación de facturas y deudas en general.

‘Redclaimer’ surge por la dificultad de cobrar los impagos por varios puntos que suponen una queja constante resumidas por sus dos responsables:

  • Es muy caro
  • Cobran por fascículos (provisión de fondos, presentación del procurador etc).
  • Se ofrece al perjudicado poca información del recorrido legal
  • El proceso es extremadamente lento

De esta forma desarrollaron un programa que agilizase semejante asunto. Al principio fue un programa interno. Pero su éxito fue inmediato y se extendió a otros despachos de abogados y a empresas.

¿Cómo funciona? Aquella empresa o autónomo a quien le deben una o varias facturas se puede registrar gratuitamente. Y a su vez registrar al deudor. A partir de ahí suben a la plataforma toda la documentación de la que disponen. El cliente escoge cuándo empieza el periodo de reclamación. El siguiente paso corresponde a un proceso automático donde la plataforma envía al deudor correos electrónicos, mensajes de texto y llamadas telefónicas. También comprende llamadas personales. Sobre cada uno de los pasos se ofrece cumplida información al cliente, que además cuenta con certificación homologada en el caso de los correos electrónicos, equivalente al burofax. Gracias a ‘Redclaimer’, el 40% de los casos se solucionan de forma amistosa, cuando por el camino convencional esta misma cifra se reduce a menos de la mitad.

El 40% de los casos se solucionan de forma amistosa gracias a ‘Redclaimer’

¿Qué pasa si no se llega a un acuerdo amistoso? El cliente cuenta con la demanda dispuesta para el procedimiento judicial.

Hasta el momento, ‘Redclaimer’ contenía una modalidad de prepago que costaba 39’90 por deudor/expediente. Ahora, han puesto en marcha la modalidad de éxito para reclamaciones superiores a 1.000 euros que tengan una antigüedad menor a tres años, donde no se paga nada hasta que la deuda no se recupera, llevándose la plataforma una comisión del 15%. No obstante, pueden seguir haciéndose reclamaciones con prepago para cualquier cuantía y antigüedad.

En resumidas cuentas: lo que haría un abogado lo hace ‘Redclaimer’ mucho más rápido y mucho más barato. Pero no se queda ahí la oferta de la empresa. Si finalmente hay juicio ‘Redclaimer’ también se ocupa de ese proceso mediante una cantidad abonada al principio en función de la cuantía que se adeuda, y eso incluye desde la presentación de documentos, la asistencia al juicio, el acompañamiento en cada paso y por supuesto la información pormenorizada. ‘Redclaimer’ tiene además una red de abogados y procuradores por toda España.

Además de las facturas convencionales, ‘Redclaimer’ se ocupa también tanto de reclamaciones en las comunidades de vecinos como las de alquiler. En estos momentos están introduciendo además un área para profesionales, de forma que por ejemplo abogados, procuradores o administradores de fincas puedan utilizar la plataforma para su propio trabajo, lo que supone, entre otros aspectos, evitar los siempre caros burofax, además de que cuenta con una redacción de monitorio personalizada sin posibilidad de error.

Aquí está Redclaimer