Esta marca está registrada por Jesús Barranco, propietario de Raza y Dehesa

La Bética tratará de convertir a Córdoba en la capital de los perros bóxer en 2023

La Bética tratará de convertir a Córdoba en la capital de los perros bóxer en 2023

Jesús Barranco, conocido en Córdoba por su puesto de carnes Raza y Dehesa del Mercado Victoria, ha registrado recientemente la marca La Bética, monográfica del sur, con la que pretende reanudar el año viene su otra faceta menos conocida, la de la afición a los bóxers. De esta forma continúa un proyecto que tuvo su primera edición el 7 y 8 de marzo de 2020 en Monturque, justo antes del confinamiento decretado a causa de la crisis sanitaria, y en el que también está volcado como impulsor otro célebre restaurador cordobés, Kisko García, de Choco Restaurant. Junto a ellos el criador José Madrid, de la empresa criadora Rincomar.

Jesús Barranco José Madrid y Kisko García en la primera edición de La Bética, en marzo de 2020

 

El propósito de Barranco, como ha detallado para Datta Capital, era evitar el carácter de otras monográficas caninas, aportando un punto de convivencia entre los criadores y aficionados. El encuentro tuvo lugar en el campo de fútbol de Monturque, como se puede ver en el vídeo adjunto al final del reportaje. Los asistentes visitaron Choco Restaurant, se alojaron en el cámping de Benamejí y visitaron las cisternas romanas de Monturque. «El propósito de los organizadores era sobre todo promover una unión y convivencia entre los asistentes al margen del perro», ha detallado Barranco, quien recuerda también la importancia de la charla que varios criadores veteranos ofrecieron a otros 50 criadores más jóvenes.

Una vez recuperada la normalidad, el objetivo es organizar la segunda edición en Córdoba capital el año que viene. No obstante la marca La Bética encierra como su nombre indica la intención de que el encuentro pueda rotar por diferentes localidades andaluzas en años venideros, manteniendo la calidad del inicio, lo que la convirtió para su organizador en la cita monográfica más destacada después del campeonato de España.

La afición a los perros en general por parte de Jesús Barranco procede de la infancia, y en concreto, de su padre, quien «tenía una buena línea de sangre de perros de caza». A esto se unió que un amigo tenía un bóxer también cuando eran pequeños, lo que forjó ese tipo de vínculo con en animal que solamente se da a esas edades, más si tenemos en cuenta el carácter de esta raza, muy propicio, pese a su vigor, para vivir en familias con niños. «Desde mi experiencia, que he tenido dóbermans, samoyedos o rotweillers, creo que el bóxer tiene una ventaja, y es que no hay que ser experto para poder conducir a este animal, del que destacaría su equilibrio mental impecable y su carácter amigable».

A su vez Barranco resalta, como dato importante, que la moda meramente estética de cortarles el rabo y las orejas está afortunadamente perdiéndose paulatinamente. «A partir de aquí a luchar por el 2023, porque es un evento muy interesante», ha concluido.

El bóxer surgió a finales del siglo XIX como resultado de cruces entre el brabant bullenbeiiser, razas de bulldog de antaño, bulldog inglés y  cruces con otras razas no documentadas. Desde entonces se convirtió en uno de los perros más populares.