Citylab, la arquitectura y los datos

Citylab, la arquitectura y los datos

José Carlos Rico, Antonio Fernández y Francisco Carmona son los responsables de ‘Citylab. Nos muestran orgullosos como edificio representativo construido por su empresa al ‘Centro para discapacitados psíquicos de Alcolea’, una obra de muchísimas que abarcan desde estilos contemporáneos a construcción con contenedores, rehabilitación de edificios antiguos o trabajos en casas tradicionales.  El primer amago de reunión de este equipo tuvo lugar en Londres hace años, pero la anterior crisis económica hizo que no fructificase la idea. Curiosamente, como cuentan con gran sentido del humor, ‘Citylab 360’ los reunió, sí, pero empezaron a trabajar pocas semanas antes del confinamiento del 2020. Esa crisis sanitaria no ha podido con ellos, asentados ya como un singular estudio de arquitectura con tres ramas: las comentadas edificaciones, el planeamiento y la recopilación y gestión de datos.

Si en las dos primeras se resuelven con pericia y experiencia, y este portafolio es una muestra, el conjunto se rodea de una utilización de los datos basada en su combinación con la tecnología. Por ejemplo una empresa o institución puede necesitar saber cuántos edificios utilizan tejas, o bien qué caminos son públicos y cual su trazado, cuántas zonas inundables hay, o el estado de los inmuebles en relación con las inspecciones técnicas. Son algunas muestras de un sin fin, que gracias a la inteligencia artificial pueden llegar a hacer predicciones con un alto grado de aproximación. Su aportación como partners de Datta Capital estará fundamentada en este aspecto.

Lo que hace ‘Citylab 360’ es recopilar datos de fuentes públicas, los estructuras, almacenan y cruzan. El resultado es una gran base de datos a partir de esa reutilización de los públicos convenientemente conjugados. Y esos datos son múltiples, desde datos físicos de estructura urbana (metros, calidad, alturas etc), hasta dónde están las piscinas (cuántas hay, cuántos metros cúbicos de agua tienen). Y estos datos pueden tener usos dispares. Acabamos de hablar de las piscinas. Aquella persona que se dedique a arreglarlas podrá dirigirse con su publicidad a esos lugares. Otros datos más técnicos llegan a compartirlos por ejemplo con el Colegio de Arquitectos, como profundidades de calado, algo que limitaba las concesiones de licencia y sobre lo que nada existía parcela (y tales datos fidedignos y contrastados incluso pueden influir en un cambio de normativa).

Se pueden sumara más ejemplos, como la transformación de locales comerciales en viviendas, algo especialmente de moda, y tener gracias a los datos una verdadera radiografía de la situación. Uno más, y con respecto a la normativa de nuevo, está en los edificios que en un determinado lugar tienen tejas.

LA ARQUITECTURA

Como indicamos al principio, ‘Citylab 360’, en el campo específico del estudio de arquitectura, desarrolla su trabajo en áreas muy distintas. Es enormemente ecléctico en ese sentido. Y así su labor va de la vivienda industrial a los contenedores marítimos. Desde hace unos meses están certificados para poner en marcha las conocidas como passive house, es decir, para diseñar casas de consumo nulo o casi nulo. La actividad de esta empresa se extiende por numerosos lugares, aunque el grueso está en Córdoba, algo que permite a sus responsables controlar con precisión, multitud de factores, sobre todo teniendo en cuenta que muchas técnicas de ahorro energético son bastante complejas.

Como bien señala su lema «arquitectura y ciudad como nunca la habías imaginado», este estudio es una extraordinaria muestra de cómo se conjugan las nuevas necesidades de esta disciplina con respecto a las propias de los núcleos urbanos y las personas que los habitan.