Visually, pensar gracias a las imágenes

Visually, pensar gracias a las imágenes

«Si existe se puede dibujar, y si no lo inventamos» es el lema de Visually, la única empresa cordobesa dedicada de lleno al llamado visual thinking o facilitación visual. «Es traducir las palabras en imágenes tanto para reuniones como ideación de proyectos o eventos, es ponerle cuerpo a las palabras», explica Rafa López, responsable de esta entidad que empezó su andadura hace dos años. «Si fuese por ejemplo una idea de empresa, hay ciertas estructuras que te permiten dibujar cada parte y luego vas deglosando con dibujos y palabras clave para que todo el mundo en este caso vea el mapa, en líneas generales se ven más cosas que en un simple informe y es más enriquecedor». Además de la facilitación visual, Visually ofrece facilitación gráfica para eventos, webinar o formaciones. Y sketch notes o notas visuales «que se pueden extrapolar a presentaciones empresariales o redes sociales y muchas más cosas»

Si hubiese que ir a un origen temprano de este proyecto que consiste en «pensar a través de imágenes» habría que remontarse a la infancia de López, al que le gustaban dibujar desde siempre, sin materializarlo en obra alguna, sencillamente por afición. «Era el típico niño que dibujaba en los libros o en los apuntes y hacía esa clásica línea continua en las esquinas de las libretas para pasarla rápido y que pareciera como una película». Curiosamente dicho hobbie no se tradujo tampoco en el primer sector al que se dedicó, pues se diplomó en relaciones laborales y enfocó su trabajo a los recursos humanos y prevención de riesgos laborales. Siempre le acompañó no obstante su actividad como formador, en campos como la comunicación, el márketing, hablar en público o redes sociales. De hecho con los años se especializó en márketing interno, digital y comercial.

En su antigua empresa, como responsable de márketing y diseño, hizo un curso de storytelling en la Universidad. Como trabajo tuvo que narrar mediante visual thinking un día de su vida con elementos básicos. La profesora vio madera en él y le sugirió que se dedicase profesionalmente a tal área. Así que empezó a documentarse para ir a más y más en ese aspecto, puesto que no había cursos de facilitador visual en España. «El único requisito de estos dibujos es que los entienda el que lo está viendo». Tras pulir la técnica realizó la facilitación visual de los premios de la Asociación de Jóvenes Empresarios, lo que fue un éxito y generó que definitivamente esta disciplina pasase a ser servicio de dicha empresa. Tres meses después participó en un congreso de Coca-Cola que afianzó definitivamente su vocación.

Tras ello llegó su propia empresa, ‘Visually’ y la colaboración con la empresa sevillana ‘Dingo lab’ para impartir el primer curso certificado de España en facilitación visual. Sus clientes pertenecen a sectores muy diversos. Todos ellos necesitan explicar contenidos de otra manera, y el dibujo lo consigue. «Los dibujos aportan entendimiento, y además son un medio más amigable que una fotografía». Lo más complicado de esta labor son las revisiones, donde se enfrentan los puntos de vista del empresario y del cliente.

Rafa López también da clases de visual thinking a profesores, terapeutas, coaches e incluso niños de entre ocho y doce años, estas últimas en la academia ‘B-wit’, escuela que aplica la robótica a la educación.