Ahorra tiempo y dinero
Servicios para empresas
Compras Agrupadas
Juntos ahorramos
Mis empresas / contenido
Tus empresas y contenido.

Empezó su andadura en 1906

Historia económica de Córdoba: El Círculo Mercantil

Historia económica de Córdoba: El Círculo Mercantil

Localización

Ver mapa

El 1 de abril de 1906 tenía lugar en el conocidísimo entonces Café Suizo, una reunión de los comerciantes e industriales de todos los gremios de la ciudad, con el objeto de perfilar el reglamento de una nueva sociedad, la Unión Mercantil, cuya idea «dotaría a nuestra capital de un centro de expansión comercial análogo a los que funcionan en las principales capitales», rezaba la crónica local del Defensor de Córdoba. En similares términos ofrecía la notica el Diario de Córdoba. Precisamente las uniones mercantiles ya existían lustros atrás en varios lugares de España. Los salones del café fueron testigos de la aprobación de reglamento y estatutos. Quedaba al frente de la organización como presidente Mariano Pagés. Los vocales era Nicolás Guirao (también vicepresidente), Manuel Ortega, Esteban Gómez (también contador), Tomás Porcel (también tesorero), Antonio Salmoral, Juan García, José Polo, José Molleja, Segundo Días y Antonio Jiménez. Como suplentes José Fernández Vergara, Rafael Gómez y Juan Roca. Su primera medida fue dirigir una protesta al Banco de España. Su primera sede, que se supo provisional desde el principio, estaba en la calle Gondomar.

El primer problema al que se enfrentó la Unión Mercantil, que más tarde sería conocida como Círculo Mercantil, fue la subida de los precios de algunos productos por el incremento del 20% del llamado impuesto de consumos. Esto generó acaloradas discusiones en el Ayuntamiento. Confraternizados con la Cámara de Comercio, ya a principios de 1907 acuerdan el impulso de la construcción de casas en la sierra, para lo que se planificaba una sociedad por acciones.

La Unión Mercantil es una sociedad civil semejante a los casinos de la época, y de hecho en ocasiones es definida como tal en las páginas de la prensa histórica. Otro de sus objetivos era informar de cambios legislativos a los diferentes gremios, y de esta manera en sus primeros meses de andadura se reúne por ejemplo con el gremio de los cafeteros o el de los ultramarinos. La Unión Mercantil promocionaba igualmente actividades más prosaicas, como por ejemplo concursos de escaparates, que impulsan desde el principio.

En el año 1911, la organización comienza a reivindicar algo que será santo y seña de multitud de entidades cordobesas públicas y civiles en años venideros. ¿De qué se trataba? De la lucha contra las grandes bolsas de pobreza existentes en la ciudad y enormes capas de población con gran mortandad. Contrastaba ese fenómeno, señalaba la Unión Mercantil, con la riqueza y fertilidad de los campos. Para ello reclamaban un plan de saneamiento de aguas potables. De esta forma, y esa era la tónica del funcionamiento de estos círculos, se combinaban cuestiones comerciales y privativas de los gremios con materias de interés general y de construcción de una ciudad moderna. No en vano son las ideas ilustradas las que impulsan muchas de las asociaciones civiles surgidas esos años.

La Unión Mercantil, en una de sus fases, contó además con una célebre cafetería en la esquina de Gran Capitán con Gondomar, a la que pertenece la imagen del fotógrafo Ricardo que encabeza este reportaje. Era el lugar adecuado para ver y dejarse ver, y coincidió con la terraza del Círculo de Labradores, que estaba justo en frente, en Gran Capitán esquina Concepción. Esta cafetería era también el lugar adecuado para hacer tratos comerciales.

El Círculo Mercantil tuvo también un papel preponderante en la guerra civil, puesto que en primer lugar se adhirió a los sublevados, y en segundo lugar fue lugar de reunión en vísperas del alzamiento o el mismo día 18 de julio.

El Círculo Mercantil empezó a debilitarse a finales de los años 60 y en los 70. Tuvo una rapidísima decadencia y ya en 1980 su edificio estaba en estado de abandono y prácticamente ruina.

Círculo Mercantil en 1980. Foto: Archivo Municipal de Córdoba