Cordobapedia

Proyectos desechados: El teleférico a las Ermitas

El teleférico que muchos quisieronaSS

Proyectos desechados: El teleférico a las Ermitas

Han sido varios los intentos de unir la ciudad de Córdoba con la sierra de manera más ágil y haciendo uso de trenes o teleféricos. La cercanía de la Sierra y la dificultad para alcanzar alguno de sus parajes hicieron que varios intentos se tuvieran en la ciudad para instalar este sistema de transporte.

En el año 1914 se conocía los estudios para llevar un tren a la sierra de Córdoba[1].

Justo al término de la Expo 92, Rafael García Velasco, presidente de la Asociación de Amigos de las Ermitas, propone al Ayuntamiento presidido por Herminio Trigo que realizase las gestiones para reutilizar el teleférico de la Expo y hacer una instalación que uniera la Arruzafa con el cerro de la Víbora[2]

Hace 13 años, en el año 2008 se conoció el intento de una empresa cordobesa, Innova Gestión Urbanística, de crear un teleférico que uniera la ciudad con la zona de Las Ermitas[3]. Al amparo de la creación del plan estratégico de la sierra de Córdoba, se recibieron diferentes propuestas entre otras la instalación de un punto que uniera la ciudad con las Ermitas.

La cuarta teniente de alcalde de entonces, María Victoria Fernández, confirmaba el 1 de febrero de 2008 que el proyecto estaba encima de la mesa, de hecho un estudio de arquitectos estaba desarrollando las primeras propuestas al respecto.

Y no era la única existente. En aquellos años había propuestas similares, todas ellas controvertidas por su viabilidad, el impacto visual y el paso por espacios naturales. Por ejemplo se habían ya generado debates sobre algún medio de transporte similar hacia Sierra Nevada o, en el caso de Málaga, acerca del teleférico propuesto de la Alcazaba al castillo de Gibralfaro.

Días después, la  consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, preguntaba qué suelos iban a ir destinados al proyecto y precisamente hacía referencia al de Sierra Nevada, que se consideró inviable por cuestiones medioambientales.

Además, “los redactores [del plan de la Sierra], no lo ven conveniente y señalan que será la normativa (…), la que definirá los usos valorando el proyecto y su impacto”[5]

En el 2010 continuaba coleando el proyecto a pesar de que la crisis económica llevaba dos años de andadura, no habían llegado aún los peores. Entonces la Gerencia de Urbanismo abría una puerta con un artículo que permitía la construcción de infraestructuras territoriales, algo que el periodista Rafael Ruiz resumía como un «concepto que engloba a aquellas dotaciones que están ligadas a un proyecto concreto y que tienen que realizarse en un entorno determinado». A su parecer servía lo mismo para un roto que para un descosido. Lo pueden consultar en este resumen de noticias de la plataforma ‘A Desalambrar’.

Por parte de la oposición, José Antonio Nieto se mostró desde el principio contrario a un proyecto que consideraba poco serio. Nieto se convertiría en alcalde en junio de 2011, con lo que el teleférico quedaba dentro del selecto club de los proyectos inacabados de Córdoba.

 

 

De cómo quedaría un teleférico a las Ermitas